Instalación de empresas

1. ACTIVIDADES QUE SE PUEDEN DESARROLLAR EN LA ZONA FRANCA

En la Zona Franca se pueden desarrollar todo tipo de actividades: industrial, comercial o de servicios. Por lo tanto se permitirá desde el mero almacenaje indefinido de mercancías, incluidas las manipulaciones usuales necesarias para su adecuado mantenimiento y conservación, hasta las actividades de transformación sustancial tales como el perfeccionamiento activo o transformación bajo control aduanero, siempre con la autorización previa del órgano aduanero competente.

2. REQUISITOS PARA INSTALARSE EN LA ZONA FRANCA

1 SOLICITUD DE ALTA DE OPERADOR:

Para operar dentro de la Zona Franca será necesaria la presentación de una solicitud formal dirigida al Presidente del Consorcio de la Zona Franca, a la que habrá de acompañar la siguiente  documentación:

PDF
  • Escritura de constitución de la sociedad.
  • Poderes de representación del solicitante.
  • Certificados de estar al corriente de: Seguridad social, IGIC, alta IAE y obligaciones tributarias.
  • Memoria detallada de las actividades a realizar en la zona y de la empresa.

2. MEMORIA:

Entre la documentación necesaria para solicitar operar en la Zona Franca de Santa Cruz de Tenerife se exige la presentación de una memoria detallada de las actividades de la Empresa y aquellas que se pretende desarrollar en la Zona.

Esta memoria debe avalar la solvencia, viabilidad, competitividad internacional y contribución al desarrollo económico y social de la isla por parte de la empresa cuya solicitud es objeto de estudio, siendo su contenido vinculante. Para su adecuada cumplimentación se adjunta un breve Manual de elaboración de la Memoria con su contenido básico.

PDF

3. SOLICITUD DE AUTORIZACIÓN DE CONTABILIDAD DE EXISTENCIAS:

Toda persona que ejerza una actividad, ya sea de almacenamiento, elaboración o transformación, ya de venta o compra de mercancías en la zona franca, deberá, en la forma autorizada por las autoridades aduaneras, llevar una contabilidad de existencias para el control de entrada y salida de las mercancías, encontrándose supeditado o subordinado el ejercicio de la actividad del operador a la autorización por las autoridades aduaneras de dicha contabilidad